Programas de terapia hortícola para el autismo

Actualizado: 6 ago 2021

Durante varios años, he seguido el trabajo de Karthikeyan en India ofreciendo programas de terapia hortícola para niños con trastorno del espectro autista y niños con necesidades especiales. Como muchos de nosotros estamos haciendo en otras partes del mundo, Karthikeyan está creando conciencia en la India sobre los enormes beneficios que los programas de terapia hortícola tienen para distintos grupos poblacionales. Quiero compartir con ustedes su valiosa experiencia con niños autistas. (Introducción de Daniela Silva-Rodríguez)


Cuando vemos a un niño cuidando una planta, nos sentimos conmovidos, y cuando un niño extraordinario (autista) cuida una planta, ¡ es mágico ! He estado trabajando con niños especiales desde 2010, principalmente niños autistas. He vivido esta magia muchas veces cuando veo a un niño autista alimentando una planta como si fuera un niño o un amigo, dejándome sin habla! Esa es una de las razones por las que amo a las plantas cada vez más cada día.


Cuando se trabaja con adultos mayores, especialmente aquellos que no tienen ninguna conexión de la naturaleza , tenemos que enseñarles cómo acercarse a una planta . Pero con la los niños no es necesario, aprenden por sí mismos . Una vez que el vínculo se crea, todo lo que sucede es automático. Ellos hablan de la planta, comparten sus emociones con ellas, juegan con las plantas, y empiezan a considerar a las plantas no como objetos sino como un ser vivo, y se relacionan con ellas como si fueran sus amigas. Sí, hacen todo esto sin ningún entrenamiento. Las actividades de jardinería restauran la felicidad en su vida.


En mi práctica de terapia hortícola utilizo muchos consejos y trucos con estos niños, funcionan muy bien con ellos. Cuando un niño comienza a mostrar agresividad, las actividades relacionadas con la tierra, como hacer "trufas de tierra" me ayudan a calmarlos. A veces se puede utilizar el olor para distraer la mente, o regar una planta con un difusor . Ellos aprenden acerca de la empatía a través del cuidado de una planta. Un aspecto muy importante cuando se trabaja con niños autistas es diseñar actividades de acuerdo con sus necesidades.


La mayoría de los niños , sin tener en cuenta la edad o habilidad, aman jugar con barro. Pero desafortunadamente, muchos padres no les permiten jugar con barro. Su principal preocupación es que su hijo pueda contraer una infección o una enfermedad. Parte de mi trabajo con los padres es hablar con ellos acerca de los beneficios probados del juego con barro. Me parece que el jugar con barro es uno de los mejores ejercicios para los niños autistas, en especial, para restaurar su paz mental y estimular sus sentidos.


Qué fácil es entrenar a un niño, que tiene un vínculo con la naturaleza, en áreas tales como habilidades de comunicación, habilidades para la vida, habilidades cognitivas, y habilidades sensoriales. Los niños tienen siempre la curiosidad de saber lo que está sucediendo a su alrededor. Incluso si no hacen contacto visual contigo, sus habilidades de observación son bastante nítidas. Pueden percibir cada pequeño cambio que ocurre en ellos. Por eso tienen reacciones inmediatas. A veces no podemos entender por qué se están irritando o son agresivos o hacen berrinches . Todos estos son problemas sensoriales, que pueden controlarse o reducirse exponiendo regularmente al niño al aire libre, a la naturaleza y a las plantas. Siempre que estén al aire libre, todos sus sentidos se despiertan, empezarán a regularse a sí mismos ya sea por un ruido inusual , o un aroma o fragancia, o una textura , o un sabor o cualquier otro estimulante natural. De esta manera aprenderán a controlar gradualmente sus emociones en su vida cotidiana.


Me gustaría compartir algunos casos interesantes:


CASO 1: Uno de mis pacientes, un niño autista, tenía problemas con sus habilidades motoras finas. Su apretón de manos era muy pobre, no podía doblar sus dedos correctamente. Empezamos proporcionarle esponjas para el riego de las plantas (fisioterapia adaptativa). Disfrutaba tanto la actividad que estaba dispuesto a repetirla en cada sesión. Después de algunas sesiones, notamos que sus habilidades motoras habían mejorado significativamente. Empezó a tomar cosas con sus manos como un lapicero, una cuchara para comer, un pincel para pintar, y un lápiz para dibujar. Hoy en día este niño es una maravillosa persona con mucho entusiasmo y curiosidad.


CASO 2: Niño de ocho años de edad, autista , que siempre quería estar al aire libre. Le encantaba hacer todo tipo de actividades de jardinería. La primera vez que vino a nuestro centro, quería correr por el jardín para hacer lo que quisiera . Olía las flores, recogía hojas, regaba las plantas, removía las malas hierbas de las macetas, plantaba plantas y muchas otras tareas . Él mostró su amor hacia los animales y era muy talentoso dibujándolos. Sus habilidades mejoraban significativamente cuando estaba al aire libre, más que al interior, así como su comportamiento.


CASO 3: Niño autista de 17 años , no verbal, con problemas sensoriales serios y comportamiento agresivo. No se podía predecir cuándo iba a perder el control de sus emociones. Comenzamos con la estimulación olfativa , pero no tuvo mucho impacto en él. Luego probamos actividades relacionadas con la tierra, como mezclar la tierra, la preparación de distintos sustratos y la aireación del suelo. Le encantó! Esas actividades le ayudaron a ganar control sobre sus emociones y a calmarlo. Estaba muy feliz haciendo esas actividades hasta el punto en que incluso comenzó a murmurar sonidos y letras. ¡La magia de la naturaleza funciona para todos!


CASO 4: Adolescente de 16 años, con autismo y TDAH , con comportamiento agresivo. Su madre me dijo que cada día, alrededor de la 1 de la tarde, se ponía violento. Esto sucedía durante la hora de la oración en una mesquita cercana. Ella creía que esto estaba sucediendo debido a un “azote fantasmal”. Traté de explicarle a ella que los episodios violentos estaban relacionados con los problemas sensoriales propios del trastornos del espectro autista. Pero ella no estaba lista para escucharme. Le pedí a la madre que me trajera a su hijo a la misma hora todos los días y le prometí que cuidaría bien a su hijo. El plan para la primera sesión fue el siguiente: instalé una video grabadora y le ofrecí al adolescente actividades de terapia hortícola, una tras otra, esperando provocar un estallido violento. Cerca de nuestra oficina hay una mezquita donde las oraciones comienzan a las 12.45 pm. Cuando comenzaron las oraciones, ¡el niño estaba tan concentrado en las actividades de terapia hortícola que no "escuchó" las oraciones! Esa fue una de las mejores sesiones que tuve con ese chico. Cuando mostré el video a sus padres, se sorprendieron al ver su participación en actividades de jardinería sin experimentar arrebatos violentos.


Después de tantos años trabajando con este grupo poblacional, me ha quedado claro la importancia de diseñar un programa específico, a la medida para cada niño autista . Engancharlos en actividades de jardinería únicamente, no da buenos resultados. Es una combinación de varios factores que producen los cambios, como: empatía, actitud, así como el enfoque y acercamiento que nosotros terapeutas tenemos hacia las plantas.

Mi programa de terapia hortícola para este grupo poblacional es el siguiente:

  1. Evaluación inicial

  2. Reunión con los padres para explicarles el alcance del plan de tratamiento

  3. Identificación de metas

  4. Selección de escalas de evaluación adecuadas y frecuencia de evaluaciones

  5. Diseño de un programa específico, a la medida

  6. Implementación de programa

¡La terapia hortícola puede hacer maravillas para estos niños ! Les ayudamos a conectarse con las plantas y la naturaleza , crear un vínculo con ellas, y les brindamos apoyo permanente en las actividades específicas diseñadas para ellos.

Las tres principales áreas en las que deben enfocarse los terapeutas hortícolas que trabajan con este grupo poblaciónal son:

  1. Distracción

  2. Re-enfoque

  3. Rejuvenecimiento

Todas las actividades de jardinería deben incluir al menos una de estas áreas de enfoque. Nuestro programa de terapia hortícola para niños con necesidades especiales considera 3 fases:

  1. Fase terapéutica: enfocada en la mejora física y la aptitud mental

  2. Fase social: promoción de la interacción social y la comunicación.

  3. Fase vocacional: capacitación vocacional en horticultura.


Cuando un niño especial se une a nuestro programa, él / ella va a pasar por todas esta fases. Después de la evaluación inicial , el niño comenzará la fase terapéutica . En esta fase, abordamos todos los problemas físicos y mentales que enfrenta el niño. Usando varias actividades de terapia hortícola como facilitadoras, ayudamos al niño a controlar sus dificultades físicas, sociales, emocionales, psicológicas y de comunicación. Una vez que son capaces de manejar sus asuntos, se trasladarán a la fase sociales . En esta fase, las actividades se centran principalmente en mejorar su interacción social y comunicación. El niño participa en actividades grupales y discusiones . Una vez que se sienten cómodos con la interacción social pasan a la fase vocacional . En esta fase final el niño elegirá una o dos habilidades/técnicas de jardinería que les gustaría perfeccionar.


Cada niño autista tiene sus propias áreas de interés . Es nuestro deber y rol como terapeutas hortícolas descubrir cuáles son esas áreas de interés para cada niño , cuidarla y nutrirla, y apoyar al niño a dominar la técnica que ha elegido, promoviendo la independencia y la autonomía.


Si tenemos un niño al que no le gusta hacer jardinería u horticultura, podemos enseñarle a usar la horticultura /jardinería o la conexión con la naturaleza como estrategia de relajación . Entonces, cuando necesiten apoyo, ¡considerarán a las plantas como sus mejores amigas!

Karthikeyan Vijayakumar

  • Fundador del Centro de Curación de Terapia Hortícola (HTHC), Bangalore, India.

  • Licenciatura en Biotecnología de la Universidad de MS , Tamil Nadu, India

  • Maestría en Bioestadística de la Universidad de MG, Kerala India.

  • Experto en Horticultura terapéutica. Realizó un proyecto de Terapia Hortícola en la Universidad Agrícola de Kerala como investigador asociado.

  • En 2010 comenzó un Programa de Terapia Hortícola para niños con discapacidades mentales y físicas en varias escuelas en Kerala, India.

  • 2018 –Funda el Centro de Curación de Terapia Hortícola (HTHC) - enfocado en capacitar profesionales en terapia hortícola y servir a varios grupos poblacionales a través de la Horticultura Terapéutica

Publicaciones:

  • Libro : " Las hierbas aromáticas sanan: manual para terapeutas hortícolas" - 2006 - Fundación para la Revitalización de las Tradiciones de Salud Locales (FRLHT), Bangalore, India

Investigaciones :

  • Título del artículo: “El olor como un estimulante emocional en la terapia hortícola: lecciones de actividades realizadas para niños de orfanatos en Bangalore” - 2017 -The International Journal of Indian Psychology

  • Título del artículo: "Las actividades de terapia hortícola reducen los niveles de estrés: lecciones de actividades realizadas para adultos en Bangalore " - 2018 - International Journal of Science and Research (IJSR)


13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo